Piratas (Integral)

20,00 €
Impuestos incluidos

ANTES 42.00 €

Augustin Ambroise d’Aubert, médico de la corte de Luis XIV caído en desgracia por curar al pueblo llano, es enviado a las Antillas para reemplazar al anterior médico de esa colonia francesa. Por otro lado, John Woodlof realiza su primera travesía por el Atlántico a bordo del Lord of the Sea, un barco de guerra que se dirige a Jamaica a reforzar su flota. 

Cantidad
Fuera de stock

  • Pedidos   enviados mediante mensajería, a través de Tourline Express, con servicio de 48 horas (solo península), tarifa 5.95 €. Envío gratuito a partir de 120 €. Correo Certificado, tarifa según peso (consultar importe), con servicio de 48 horas (península, canarias, Baleares, Melilla y Ceuta) Pedidos enviados mediante mensajería, a través de Tourline Express, con servicio de 48 horas (solo península), tarifa 5.95 €. Envío gratuito a partir de 120 €. Correo Certificado, tarifa según peso (consultar importe), con servicio de 48 horas (península, canarias, Baleares, Melilla y Ceuta)
  • No dude consultarnos cualquier duda (950 145 075 moviolacomics@yahoo.es) No dude consultarnos cualquier duda (950 145 075 moviolacomics@yahoo.es)

Edición: 2015

Guion: Terpanta

Dibujo: Bonifay

Elaboración: Cartoné. Color. 240 páginas.

Editorial: Ponent Mon

 

¿Qué es, sino un juego?


¿Qué hacen esos hombres en el océano, sino apostar sus almas a doble o nada?


¿Qué hacemos nosotros cabalgando sobre el agua?


¿Acaso no jugamos a dar miedo?


Augustin Ambroise d’Aubert, médico de la corte de Luis XIV caído en desgracia por curar al pueblo llano, es enviado a las Antillas para reemplazar al anterior médico de esa colonia francesa. Por otro lado, John Woodlof realiza su primera travesía por el Atlántico a bordo del Lord of the Sea, un barco de guerra que se dirige a Jamaica a reforzar su flota. Woodlof —que a pesar de ser teniente proviene de una familia no acomodada— es humillado, al igual que los marineros, por el despótico capitán del navío real. Obviamente, el resto de oficiales, todos nobles, apoya al capitán. Tras protestar enérgicamente por los métodos empleados, Woodlof será finalmente depuesto de sus funciones. El capitán aprovecha ese momento para mandar que desembarquen a algunos marineros indisciplinados; otros deciden, simplemente, desertar.